El uso excesivo que le da su pareja al móvil, ha despertado desconfianza entre las parejas, pues este aparato no solo es empleado para hacer transacciones financieras, negocios o trabajos; la aparición de redes sociales, ha elevado el tiempo que se le dedica al móvil.

Curiosear el móvil de la pareja supone un riesgo y un motivo de divorcio evidente, en principio porque estás irrumpiendo en la intimidad de su pareja, afectando su integridad como ser independiente. Por otro lado, porque usted puede encontrar detalles de relaciones amistosas que remuevan emociones dentro de usted, y ayuden a elevar su desconfianza.

Esta distracción de sus parejas, puede lograr que siempre esté alerta de ¿qué, o con quien está charlando su cónyuge en el móvil?, incitándolos a revisar constantemente llamadas y mensajes registrados en el aparato de tu pareja, para tener todo bajo control.

Escribir algunas palabras de coqueteo, enviar fotos y saludos al despertarse, mensajes de despedidas al anochecer, definitivamente es considerado como flirteo, algo que, para el orgullo y valores de algunos, es inaceptable. Pero ¿es admisible vigilar cada paso de su pareja en el móvil?

Celular espía a favor de la inseguridad

Aunque cada persona es autónoma, y sabe que medidas de respeto debe mantener ante el compromiso de una relación, la desconfianza siempre está presente, impulsando a querer obtener más información, tratando al máximo de asegurar como suya, esa media manzana. Cada instante que queda disponible el móvil de su compañero, es aprovechado para escrudiñar entre sus redes y mensajes

Desde hace algunos años, así como ha avanzado el repertorio de redes sociales que generan grupos que a su vez aumentan el listado de conocidos; en simultáneo, también van aumentando las aplicaciones aliadas para los más inseguros, capaces de violar cualquier código de seguridad, con tal de espiar a sus parejas. Curiosear todas las relaciones que establece su cónyuge en el móvil, desde cuánto gana (hurgando en los bancos) hasta con quien socializa, demostrando un grado máximo de inseguridad ante esa relación.

móvil como causa de divorcio

Móvil como causa de divorcio

Han existido casos en los que, personas con solo husmear en el móvil de su cónyuge, han encontrado indicios de infidelidades, transacciones ilícitas que comprometen a los dos, que llevan a rupturas inmediatas. El despliegue de información encontrado en el móvil, solo demuestra el decaimiento de la relación, enviando al fango cualquier idea de mantenerse unidos, hasta que la muerte los separe.

Sin embargo, no solo los divorcios ocurren por lo que se encuentra dentro del móvil, sino también, por el descuido a la relación, las distracciones son infinitas, una persona puede pasar horas visitando diversas páginas, redes o juegos, dedicando tiempo a esos medios digitales más que al hogar y vida familiar.

El desgaste en una relación de pareja se hace evidente, cuando uno de los dos, establece como prioridad, la revisión del móvil antes que interactuar con el otro, estar solo atentos a la pantalla del aparato compacto y dejar a un lado a su cónyuge, puede costarle la relación. Es preciso que considere que es más importante.